Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

22
Sáb, Jun
87 New Articles

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Desde hace diez días una treintena de familias se ve obligada a vivir en la calle porque el Gobierno de la Ciudad demolió sus viviendas en Villa 31.

Hace diez días el Gobierno de la Ciudad se equivocó y derrumbó parcialmente una treintena de viviendas ubicadas en la Villa 31 bajo la autopista Illia, lo que hizo que más de cien personas quedaran en la calle donde permanecen desde hace diez días, ya que  tras la demolición mientras personal policial y de Bomberos intervenían en el lugar se produjo un cortocircuito que desató un principio de incendio, lo que empeoró considerablemente la situación.

¿Qué les dice el Gobierno de la Ciudad a los damnificados? Que vuelvan a habitar las viviendas porque, según la particular mirada de la Gestión Rodríguez Larreta, hicieron un peritaje que señala que están en condiciones de habitabilidad aunque, a simple vista, puede advertirse que hay paredes rajadas, techos rotos y mucho hollín. Otra alternativa que oferta es que estas familias vayan a paradores lo que implicaría que dejen a la buena de Dios las escasas pertenencias que no fueron destruidas por el derrumbe y el incendio.

Cabe señalar que toda esta situación fue provocada porque la empresa contratada por el Gobierno de la Ciudad para demoler las viviendas deshabitadas cuyos moradores fueron reubicados, irrumpió en la zona sin previo aviso y sin un plan muy claro, se dedicó a destruir todo lo que encontraba a su paso, lo que incluyó a unidades habitacionales que n estaban consideradas en el plan de demolición.

Como tantas otras veces, en esta oportunidad, el Gobierno de la Ciudad no hizo un adecuado trabajo de relevamiento previo ni consultó a los vecinos. Entonces, improvisación, desidia, violencia institucional y sobre todo, falta de voluntad para dialogar y acordar con los verdaderos interesados en la urbanización que les mejore la calidad de vida cotidiana que son los vecinos, vuelve a ser una constante de la Gestión PRO.

Por otra parte, este hecho también exhibeque lejos de querer solucionar el terrible problema habitacional que padece Buenos Aires, el Gobierno de la Ciudad prioriza un esquema que persigue la maximización de la tasa de rentabilidad del negocio inmobiliario apuntalado en la gentrificación.

Pero la pasión de Horacio Rodríguez Larreta por demoler no es nueva. En octubre de 2021 cuando todavía la pandemia pegaba fuerte, topadoras, camiones y un desmedido operativo de la Policía de la Ciudad se montó para echar a cien familias de las precarias viviendas que habitabanen Villa 31.

“No hubo ningún tipo de voluntad por parte del Gobierno de la Ciudad en buscar una salida pacífica”, recalcaba en esa ocasión el dirigente del Partido Comunista de Villa 31, Martín Penalva y en consonancia con el resto de organizaciones de la Mesa de Urbanización del barrio, entre las que se encuentra el PC, denunciaba que no hay ningún tipo de voluntad de parte del Gobierno de la Ciudad para buscar una salida a este tipo de situaciones que no sea la represión y el desalojo.