Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

De cara al Tribunal Ético y Popular contra el Poder Judicial que se llevará a cabo el 12 de abril en Rosario por el femicidio de Florencia Gómez Pouillastrou, desde el PC denunciaron que la causa está paralizada por decisión judicial, que no avanza sobre las redes de trata y narcotráfico contra las que luchaba la militante comunista.

“Pensamos que en su lucha contra la trata y el narcotráfico hay una pista muy fuerte para avanzar en la investigación” dijo Marcos Finochietti, dirigente del Partido Comunista de Santa Fe, de cara al juicio ético y popular que se llevará a cabo el próximo 12 de abril en la ciudad de Rosario, a casi tres años del femicidio de la militante y dirigente comunista, Florencia Gómez Pouillastrou. La iniciativa, explicó Finochietti, “apunta contra el poder judicial, dado que la justicia viene teniendo una actitud de pasividad,  cuando no de complicidad”.

Además del PC, el juicio ético y popular es promovido también por la Fede y la Liga Argentina por los Derechos Humanos (Ladh), debido a que la causa judicial se encuentra parada y sin que exista una sola línea investigativa firme que se esté desarrollando, pese a que el PC insiste en que Florencia es una víctima de femicidio, vinculado fundamentalmente a su militancia política y social.

Al respecto, Finochietti enfatizó que “la militancia de Flor estaba vinculada a la defensa de las mujeres, en contra de la violencia de género, confrontando con la trata y el narcotráfico”. Por este motivo, reiteró que “consideramos que el femicidio de Florencia está relacionado con la trata y el narcotráfico en la provincia de Santa Fe”.

La pasividad y complicidad del Poder Judicial santafesino frente a crímenes y problemáticas que afectan al pueblo es flagrante y permite pensar que es producto de un plan bien implementado y no fruto del azar. En ese sentido, el referente comunista remarcó que “la posición contemplativa del Poder Judicial no es un problema que afecta solamente a la causa de nuestra camarada, sino que es el efecto de un poder clasista con una larga historia en Santa Fe”. Y, al respecto, recordó que los tribunales provinciales “tuvieron una actitud hiperlenta cuando fue el desastre de las inundaciones, dejando que prescriban todas las causas.

La misma actitud la observamos en las causas referidas a la represión y los asesinatos ocurridos el 19 y 20 de diciembre del 2001”. Paradigmático es en último tiempo “la actitud de complicidad con el poder económico, que mostró su cara más desvergonzada recientemente con el caso Vicentín, con la avenencia de los jueces que allanaron el camino a los dueños para que avanzaran con el vaciamiento de la compañía”. Asimismo, advirtió que “los jueces hacen la vista gorda frente a lo que pasa con los puertos privados, que sabemos que son agujeros negros de divisas y lugares en los que circula el narcotráfico”.

Se trata, en definitiva, de una larga lista que puede ser ampliada al infinito. Por supuesto, enfatizó Finochietti, “lo central es el femicidio de Florencia, pero su caso expone a las claras las responsabilidades del poder judicial en todas estas cuestiones”. Para revertir esta situación, “lo central es construir una justicia con perspectiva de género, pero también una justicia que se involucre con los temas reales que afectan a todos los santafesinos”. Por eso, concluyó, “sostenemos que el femicidio de Florencia abre las puertas para que este tribunal ético aborde la problemática del poder judicial en la provincia de Santa Fe desde esa integralidad, desde una mirada que recupera el aporte de Florencia y que es un arma de lucha contra la impunidad y la complicidad del Poder Judicial”.