Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

22
Sáb, Jun
87 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Pese al rotundo triunfo electoral de Maduro, el presidente intentó ser asesinado con drones explosivos. La conjura se desarticuló, pero el golpismo sigue mostrando sus garras desde Miami y Colombia. El PC repudió el atentado.

El Partido Comunista de Venezuela (PCV) condenó el intento de magnicidio que fuera perpetrado el sábado contra el presidente de ese país, Nicolás Maduro, cuando el mandatario encabezaba el acto de conmemoración del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana.

Todo sucedió en pleno centro de Caracas, cuando el palco oficial tuvo que ser evacuado ante la irrupción de al menos cinco drones cargados, cada uno, con un kilogramo de explosivo C4 capaz de hacer daño efectivo en un radio de alrededor de cincuenta metros.

El hecho fue reivindicado por un grupo autodenominado Soldados de Franelas, al tiempo que Maduro señaló que su par de Colombia, Juan Manuel Santos, está detrás del atentado.

Por su parte, el canciller Jorge Arreaza, no dudó cuando apuntó contra “el eje Miami-Bogotá-Caracas” y recalcó que, lejos de ser casual, el ataque busca “generar la impresión de fractura de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana o de intentos de golpes de Estado”.

Asimismo, hoy el ministro de Interior y Justicia Néstor Reverol indicó que son seis las personas detenidas por este episodio. “Tenemos hasta ahora seis terroristas y sicarios detenidos, y varios vehículos incautados”, informó el funcionario y añadió que se llevaron a cabo “varios allanamientos a hoteles en Caracas donde se han recabado importantísimas evidencias”.

El mundo con Venezuela

Las repercusiones ante este atentado no se hicieron esperar. “China se opone a todas las formas de acciones extremas y violentas, y apoya los esfuerzos brindados por la parte venezolana para realizar la paz, estabilidad, y el desarrollo del país”, señaló la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular China, Hua Chunying; al tiempo que repudiaban el intento de magnicidio la Unasur, la Celac y la Alianza Bolivariana de los Pueblos, entre otros organismos internacionales.

También Rusia se sumó a la condena por medio de su cartera de Relaciones Exteriores que señaló que es “inaceptable el uso de prácticas terroristas como herramienta de lucha política, que buscan desestabilizar el país” y en consonancia se manifestaron los gobiernos de Irán, Siria Turquía y Palestina.

También el gobierno español que en un viraje respecto a la línea que llevó la Presidencia Rajoy, hizo pública su “firme condena” y en idéntico sentido se pronunciaron los presidentes de Nicaragua y Bolivia, Daniel Ortega y Evo Morales, así como los ejecutivos de El Salvador, Ecuador y Uruguay. Y, desde La Habana, el gobierno cubano recalcó que este hecho es “un nuevo intento desesperado por conseguir, por la vía del magnicidio, lo que no han podido obtener en múltiples elecciones”.

Por otro lado, el Partido Comunista de la Argentina, señaló que “se trata de una nueva intentona de los sectores golpistas y pro imperialistas. Toda muestra solidaridad con la Revolución Bolivariana”, también los partidos comunistas de Chile y Brasil repudiaron el intento de magnicidio, así como el partido Farc de Colombia, el Fmln salvadoreño, el Movimiento Izquierda Unida de República Dominicana y el Frente Amplio de Perú.

Por su parte, la periodista Stella Calloni dijo que lo ocurrido representa la “crónica de un atentado anunciado”. Advirtió sobre la “intención de dividir a las fuerzas armadas” bolivarianas oculta tras el incidente. Y resaltó la “fuerte reacción del mundo” condenando el intento magnicida.

“La misma oposición que está en Miami se hizo cargo a través del comunicado que leyó la golpista Patricia Poleo”, remarcó. Repuso: “no debemos olvidar que Argentina envió a Cúcuta a voluntarios argentinos, aunque no sabemos si lo son, como cascos blancos”.

En este sentido, Calloni, tras recordar que “allí armaron una especie de lugar para atender heridos”, recalcó que la presencia argentina en Cúcuta se dio porque desde el ingerencismo imperial contra Venezuela se está “supuestamente preparando todo para una posible intervención militar”.

“Si esto hubiera prosperado y se hubiera muerto casi toda la cúpula gubernamental, habría sido gravísimo en la historia”, consideró. “Ya habían amenazado con el último esquema que tienen, que es la intervención militar”, dijo después en referencia al rol norteamericano en lo que denominó “golpe continuo” contra la Revolución Bolivariana.

“Han ido mandando a la frontera a una cantidad de paramilitares, que son los que están actuando contra los campesinos en Venezuela”, informó y agregó que estos “han asesinado campesinos en estos días”. “Están asesinando personas todos los días también en Colombia”, le sumó y sostuvo que este accionar “se va intensificando a medida que saben que no pueden derrotar a Maduro electoralmente”.