Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

23
Jue, May
90 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En otra clara provocación, en las puertas del 8M, el gobierno nacional anunció el cierre del Instituto. “Somos las que más pagamos las crisis”, recalcó desde el partido Comunista, Antonella Bianco, a la hora de convocar a construir una contundente jornada el 8 de marzo.

El 8 de marzo de este año va a ser una fecha que, sin dudas, dejará como saldo una formidable jornada de movilización que se va a llevar a cabo en todo el país con epicentro en Ciudad de Buenos Aires, en el marco de la huelga internacional transfeminista que ya se viene preparando con una intensa actividad en asambleas que desarrollan quienes integran el movimiento de mujeres y diversidades.

Este año, el 8M va estará atravesado por una coyuntura que redobla los desafíos y que tiene que ver, fundamentalmente, con los reiterados ataques que la Presidencia Milei perpetra contra los trabajadores en general, pero en especial contra este colectivo.

En un repaso rápido vale recordar que hace menos de un mes, los diputados por La Libertad Avanza, Rocío Belén Bonacci, Oscar Zago, Beltrán Benedit, María Fernanda Araujo, Lilia Lemoine y Manuel Quintar presentaron un proyecto que, si prospera, va a derogar la Ley 27610, que es la que regula el acceso a la interrupción voluntaria y legal del embarazo y a la atención postaborto de todas las personas con capacidad de gestar.

Pero no conformes con eso, la iniciativa prevé también modificar el Código Penal en lo inherente a los tipos de interrupción del embarazo que son legales en Argentina desde 1921, por lo que intenta quitar ese derecho a quienes cursen un embarazo derivado de una violación o abuso sexual.

Por otra parte, el gobierno anunció que va cerrar el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), en una decisión que desde las filas liberticidas, se calificó como “el fin de la policía del pensamiento”. Al respecto, el vocero presidencial Manuel Adorni, dijo que “no vamos a seguir financiando ni rosca política ni lugares donde se paguen los favores políticos, ni donde haya cientos o decenas de puestos jerárquicos que no suman absolutamente nada a un país que, como siempre digo, está absolutamente empobrecido”, tras lo que hizo hincapié en que el Instituto “no sirve para nada”.

Por su parte, la diputada Lilia Lemoine, se refirió al Inadi como “un ente que se utilizó de cueva y además para perseguir a la disidencia”, mientras que la vicepresidenta Victoria Villarruel celebró el anuncio por medio de su cuenta en la red social X. “Dijimos que lo íbamos a cerrar, incluso antes de ser diputados”, recordó.

Quienes no piensan lo mismo son los trabajadores estatales agrupados en ATE-Capital que, el lunes pasado, participaron de una numerosa manifestación que realizó un “abrazo solidario” a la sede del Instituto, ubicada en Avenida de Mayo al 1400 de Ciudad de Buenos Aires. Ahí también se dieron cita otros sectores que integran el Frente de Sindicatos Estatales y de Gremios de Empresas del Estado, como así algunos integrantes de colectivos feministas que marcharon con la consigna “el Inadi no cierra”.

Así las cosas, la jornada del 8 de marzo va a tener lugar en un contexto de franca ebullición de la protesta social que sale al cruce de una coyuntura que, a instancias de la Presidencia Milei, empeora aceleradamente día tras días (Ver Días difíciles).

“Venimos participando de las asambleas preparativas del 8M, entendiendo que el movimiento de mujeres y diversidades estamos fuertemente atravesadas por el ajuste del gobierno, porque somos las que más pagamos las crisis, ya que muchas de nosotras somos jefas de hogar, tenemos que mantener familias y hacemos tareas de cuidado que se extienden cada vez más, lo que profundiza la feminización de la pobreza, que es algo que venimos arrastrando desde el gobierno de Macri”, sostuvo desde el Partido Comunista, Antonela Bianco.

En este sentido, remarcó que la del 8 de marzo, “va a ser una jornada que estará atravesada por esta situación y, por supuesto, el movimiento de mujeres y diversidades debe tener consciencia de que tenemos que construirla en unidad para que caiga el DNU 70/2023”, pero también “para denunciar el ajuste y reivindicar nuestra agenda y nuestras conquistas como movimiento, para defender la ESI, la anticoncepción garantizada por el Estado y el aborto legal”.

Y fue clara al hacer hincapié en que, “en este contexto, nuestro aporte es la movilización y seguir dando la batalla de ideas y cultural”, ya que “claramente este avance de la derecha neofascista viene con un revanchismo, que va por todas las conquistas que hemos logrado como movimiento feminista y transfeminista en las calles donde volveremos a estar una vez más, no sólo para defender conquistas y derechos, sino para poder reconstruir una agenda que fue dejada de lado” y, así, “poder ser actrices de peso en la caída de este gobierno fascista”.