Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

23
Jue, May
90 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los funcionarios del Conicet profundizan sus maniobras para desfinanciar el sistema científico nacional y expulsar a los investigadores de los organismos, centros, institutos y universidades mediante la licuación de salarios y el congelamiento de las partidas presupuestarias. En este intento, se enfrentan a la resistencia de los trabajadores del sector.

Mientras el presidente del Conicet, Daniel Salome, y los miembros del Directorio colocados por el gobierno de Javier Milei se reúnen con la Mesa de Enlace para “potenciar líneas de cooperación” entre las patronales agrarias y el organismo, tras una larga lucha se publicaron los resultados de las convocatorias a becas doctorales del año pasado, pero sin el otorgamiento correspondiente, dado que los funcionarios no informaron la línea de corte y el presupuesto disponible.

“Hasta el macrismo respetó, durante su primer año de gestión, la disposición del gobierno anterior en torno a la cantidad de becas a asignar”, enfatizó Mariano Del Pópolo, referente del Partido Comunista e integrante de la Junta Interna de la Asociación de Trabajadores del Estado en el Conicet.

La publicación de los resultados fue el fruto de una larga lucha. “Al comenzar la nueva gestión, el presidente Salomone -y Alejandro Cosentino, secretario de Ciencia y Tecnología- habían anticipado que no iba a haber nuevos becarios en 2024”, puntualizó Del Pópolo. Sin embargo, la lucha de los becarios y de la Junta Interna de ATE Conicet arrancó al Directorio el compromiso de otorgar al menos seiscientas de las 1300 becas que se habían proyectado.

Pero al no comunicar la línea de corte, se desconoce la cantidad de nuevos becarios. “Además el Conicet dispuso que las becas no comiencen el primero de abril, como era habitual, sino el primero de agosto”, lamentó el dirigente gremial. Tras lo que denunció la maniobra que se esconde detrás de esto, cuando explicó que con ello y “frente al alto contexto de inflación, el gobierno apunta claramente al desgaste y a que los nuevos becarios desistan de tomar posesión de la beca”.

No se trata de iniciativas aisladas. En efecto, “la política que viene desplegando el gobierno de Milei en torno al sistema científico nacional, a la ciencia y a la técnica pública, es una política de desfinanciamiento, de vaciamiento, tanto del Conicet como de todas las instituciones que componen el sistema científico nacional”, puntualizó Del Pópolo.

Y sostuvo que, en ese sentido, es ejemplar lo que ocurre con la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación:“la Agencia, que dependía del ex ministerio de Ciencia y Tecnología, hoy degradado a secretaría en Jefatura de Gabinete, no tiene un funcionario a cargo, una decisión que claramente es adrede, porque tiene el propósito de evitar la ejecución de los proyectos en marcha”.

Además, remarcó que “la Agencia es muy importante porque es la que otorga y financia los Proyectos de Investigación Científica y Tecnológica (Pict), proyectos de investigación con financiamiento para realizar investigaciones”. Y también ocurre que “hay gente que trabaja en la Agencia como becaria y como el organismo no tiene director, no hay firma para certificar los aumentos salariales dispuestos por la paritaria de los estatales”, lo que implica una licuación del salario del becario por inflación, en una maniobra que busca expulsar a los jóvenes investigadores del sistema científico.

Por todo esto, el referente del PC no dudó al alertar que “enfrentamos una situación extremadamente crítica, de daño estructural al sistema científico nacional, en lo que es una política deliberada de vaciamiento de la ciencia pública con el propósito de llevar a cabo el proyecto del gobierno, que es un proyecto colonial, de subordinación y dependencia”.

Pero, sin embargo, enfatizó que “el futuro no está escrito”, ya que el gobierno nacional “no es el único actor en esta disputa, en la que también están los trabajadores y las trabajadoras, la organización de la clase trabajadora en el sector, los sindicatos”. En efecto, “existe una resistencia y vencer estas resistencias no va a ser tan fácil para el gobierno, ni en términos generales ni en el sector científico”.

Por lo que, en esta línea, Del Pópolo hizo hincapié en que “las movilizaciones al Polo Científico vienen demostrando que el gobierno no va a tener nada fácil la aplicación de su programa de gobierno”. Por ende, “se va a tener que enfrentar, como de hecho viene sucediendo en algunos ámbitos, a una gran movilización y respuesta de los trabajadores”, por lo que, concluyó, “si el proceso avanza sin dudas el conflicto irá avanzado y la respuesta será cada vez mayor”.